Blog Archive

Sunday, August 6, 2017

Serie BITS & PIECES o cómo preparé mi Lightweight 2017

La BB8 MT07LA en el TT de la Isla de Man 2017. Recuerda que la serie de vídeos completa de su preparación está en muy canal de YouTube en esta lista de reproducción. 36 vídeos por si te aburres en algún rato de este verano o te perdiste alguno de la serie. No olvides comentar sobre los diferentes temas. Saludos! Bits & Pieces: http://www.youtube.com/playlist?list=PLMInijHGzcspEVlwJk7Co5c8A-r-kI2D2

Monday, July 17, 2017

Una Plaquita Que Cura Depresiones




Son una de esas cosas que ocurren cuando menos te las esperas y que, de repente, ponen un poco de luz en la penumbra. 
Llegar de Man siempre me ha producido la misma sensación aunque en diferentes intensidades. Es como venir de otro mundo, y aterrizar en la realidad... La dura realidad. Dejarte tantas horas, días, meses, un dineral que no tienes y que sufres, como muchos, para conseguir con tu trabajo, el cual, además, pierdes en el camino, hacen que la bofetada de calor que recibes al abrirse la puerta del avión en el aeropuerto a mi regreso de las 'islas de la velocidad', vaya mucho más allá de lo térmico y se clave en lo más profundo de tu autoestima. Se deshizo la carroza y se acabó el encantamiento. 
Miro atrás pensando que he cumplido. Primero con los que me ayudan y segundo conmigo mismo, asegurándome de que no dejo nada pendiente con nadie y de seguido paso a ponerme en modo hibernación, aunque sea a 40 grados a la sombra. Intento olvidar de donde vengo y quien soy allí (nadie, pero yo sí me siento especial cuando vivo mis sueños) y me aislo con mis listas de 'penitencia', es decir, todo aquello que he dejado atrás por priorizar mi temporada y proyecto deportivo, y que ahora tengo que retomar para poder seguir adelante como cualquier otro mortal. Interminables tareas para intentar no quedarme atrás y salir adelante a pesar del tiempo empleado en cosas que, una vez 'bajas del avión', te das cuenta de que realmente tendría que dejarlas para quien realmente pueda permitírselo, que hace mucho que no es mi caso (😕alguna vez lo fue?...). Trabajo, oposiciones? Arreglos de casa, familia, en fin, tantas de esas cosas que os sonarán de lo más normal para cualquiera en estos tiempos...
Y en ese momento de trabajo duro en la sombra, para poder empezar el otoño sin que se note mucho el año y esfuerzo entregado y derrochado a las 'pasiones', cuando más solo, indefenso y vulnerable te ves, aparece brillante y resplandeciente un pequeño trozo de metal grabado que resume e inmortaliza la conseguido y hace que la 'miseria' del día a día se vea con otro color. Un pequeño sobre con la dirección escrita a mano y con un sello que pone, Isle of Man 'World capital of road racing' Por todos los que alguna vez han conseguido esas pequeñas metas que nos hacen sentir bien y ayudan a seguir mirando adelante con optimismo. Hoy nada cambia a mi alrededor, pero me siento más fuerte. Va por vosotros, gracias. 

Antonio Maeso 

Saturday, June 10, 2017

Nota de prensa post TT zero Isla de Man 2017

 
Fotógrafo Barry Clay

El piloto Antonio Maeso hace historia al acabar su participación en el TT de la Isla de Man en una excelente posición en la categoría TT Zero a una vuelta al circuito de la montaña. 
El almeriense partía con el número 7, o sea, 60 segundos después del primero, Bruce Anstey (a la postre ganador de la prueba) y en solo su segunda vuelta al circuito de la montaña desde su accidente hace 4 años (solo pudo dar una vuelta en toda la semana de entrenos) veía como no perdía mucho tiempo con los primeros clasificados en los primeros compases de la carrera. Maeso fue aumentando el ritmo haciendo un parcial muy bueno en la parte más difícil del mismo en su camino a Ramsey para llegar a colocarse en situación momentánea de podido en ese sector. Volvió a la cuarta posición en su paso por la montaña cuando, de repente, su moto de paró justo a pie de la montaña en la famosa curva Creg'ny'Baa. Tras unos 30 o 40 segundos parado allí consiguió ponerla en marcha de nuevo para encontrarse con el mismo problema en la curva siguiente. Parecía una retirada definitiva cuando, otros tantos segundos después, la moto se puso en marcha. Entonces Maeso no pudo arriesgar nada y terminó las 3 millas que le faltaban al mínimo de gas para evitar el problema. 
La carrera fue ganada por Anstey, seguido de Guy Martin y Daley Madhison, compañero este último de Maeso en el equipo de la universidad de Nottingham que cerró una participación excelente después de una semana llena de problemas. 
Antonio Maeso relata así lo sucedido:
"la verdad es que he salido concentrado como nunca y sabía muy bien lo que quería y podía hacer. He estado a punto de que me saliera bien, llevaba mucho tiempo soñando con mi réplica de plata y casi un podio que he tenido en mis manos, pero la suerte no ha estado de mi lado esta vez. Tengo que dar las gracias al equipo y a todos mis SPONSORS por conseguir el hito histórico que ha supuesto my vuelta a la Isla de Man con la que doy por "pagados" mis errores del pasado. Un 2 de junio me equivoqué corriendo aquí y 4 años después he conseguido ponerme donde estaba y así borrar esta parte de tiempo que he sufrido tanto entre medio."

Antonio Maeso press 2017.

La piedra que se cruzó en mi camino a 200 km/h

 



Mi nombre es Antonio Maeso soy piloto de carreras y escribo esto durante mi séptimo tete de la Isla de man. Lo hago en la esperanza de que quizá sea de alguna ayuda para mis compañeros pilotos tanto del Tourist Trophy de la Isla de Man como del ManxGP y para cualquiera en general que venga a correr al circuito de la montaña los próximos años.

Fue exactamente hace cuatro años, era un domingo 2 de junio de 2013 en la carrera de super bike del TT de la Isla de MAN. El tiempo había estado jugando su papel y la primera carrera de la semana se había pospuesto un día del sábado al domingo. Eso era bueno para mí. La carrera de super bike del TT es de largo la que más estresa y demanda físicamente ya que vienes de dar un determinado número de vueltas durante los entrenos pero nunca con el ritmo tan tremendo que se exige en una carrera de seis vueltas con la super bikes en ese circuito.

Mi BMW de serie todavía era más rápida que yo en ese punto de la semana ya que venía de una semana muy difícil de entrenos y de la Northwest 200 debido a que me había perdido mi entrenamiento el último mes debido a una costilla rota que me hice jugando al baloncesto justo unos 30 días antes de desplazarme a Irlanda del Norte. Sabía que esa carrera de super bike iba ser un punto de inflexión porque a partir de entonces y debido al entrenamiento que supondría lo que ya había pasado más esa carrera de super bike, me encontraría cada vez mejor y podría ser un gran resultado en el senior TT que es para lo que estaba trabajando.

 

Como era habitual, mi velocidad iba aumentando con las vueltas así que conseguí dejar atrás al piloto Ian Mackman y su Norton después del segundo repostaje y meterme entre los 20 primeros de nuevo. Recuerdo que estaba acercándome a la curva llamada de gooseneck en la sexta vuelta de la carrera cuando noté que necesitaba usar mi último recambio de cubre pantalla pero que no pude encontrar. Lo intenté de nuevo al inicio del Mountain mile y me di cuenta de que en realidad se había caído y ya no estaba en la pantalla. Esto realmente me disgustó mucho ya que normalmente en la última vuelta de las carreras doy el todo por el todo y además me encontraba bien clasificado y quería terminar lo más arriba posible. Al final de la milla de la montaña pensaba que me había auto convencido de que, debido a la baja visibilidad y el cansancio que acumulaba, lo sensato era bajar el ritmo y terminar las cinco o seis millas que me quedaban para terminar la carrera de la forma más segura y tranquila posible y así mantener mi 19ª posición hasta la bandera cuadros.

 

Hay una curva a derechas llamada Casey's que resulta estar justo antes de la de izquierdas llamada Black Hut que a su vez es la anterior de la famosa Verandah (donde la famosa caída de Conor Cummings), y que tiene una pequeña casita refugio en la parte izquierda para los banderas y un bordillo pintado de blanco y negro en la salida de la misma. Aquí arriba tenéis una foto para que os situéis, está tomada en sentido contrario al que se rueda en el circuito, lo que indica la flecha y la línea roja de la trazada que tome 'equivocadamente'.

Para el momento en el que me acercaba a esa curva pensaba que había aceptado mi propio predicamento de no ponerme en problemas en las últimas millas que quedaban de la carrera, pero, extrañamente, mi mano derecha no parecía actuar en consecuencia. El cansancio empezaba a hacer mella y, aunque mi mano derecha seguía manteniendo el gas completamente abierto, me di cuenta rápidamente de que estaba fuera de la línea correcta para acometer la mencionada curva, ya que me encontraba en mitad de la carretera cuando tendría que haber estado en la parte izquierda de la misma. Como digo, el cansancio y la pocas visibilidad, ya que llevaba la pantalla completamente cubierta de mosquitos, eran dos factores que me tenían que haber prevenido de tomar la decisión que estaba apunto de decidir. Pensé "bueno, si normalmente en esa curva siempre dejo un espacio de 1 m a la parte interior en la que solo parece haber unos pequeños montículos de tierra con hierba, puedo esta vez usar un poco de ese espacio para compensar que estoy un poco fuera de trazada y así mantener mi velocidad de paso por curva sin comprometer la salida y no meterme contra el bordillo exterior saliendo de la misma". En la siguiente foto tenéis lo que se ve a la salida de la curva en el sentido de giro del circuito.

 

 Todo esto ocurría en décimas de segundo, como se puede imaginar, así que la decisión incorrecta fue tomada instantáneamente. Me fui hacia el interior de la curva bastante más adentro de lo normal pero estaba todavía en el asfalto y, a pesar de la posibilidad de barrer un poco con mi rodilla la hierba y la tierra, estaba consiguiendo pasar por la curva y aproximadamente en el ápice de la misma ya encaraba la salida cuando de momento escuché...

Boom! Levantar un poco de polvo y tierra con la rodilla nunca había tenido ese sonido...

Así que como digo, cuando estaban en interior de la curva en el ápice ya empezando a encarar la salida escuché ese sonido tremendo y no te el movimiento que desestabilizó la moto lo suficiente para que dirigiera de frente a chocarme contra el bordillo que había a la salida y consecuentemente la montaña. Instintivamente conseguí mantener la moto en el último centímetro de asfalto que quedaba y salvar la caída tras lo cual, inmediatamente, empecé a notar un dolor y un bloqueo que me subía de la cintura hacia arriba mientras eche un vistazo a la pierna derecha y constante de que la rodilla y mi tobillo estaban cada uno mirando para un sitio diferente...

"Bueno, te has destrozado la pierna. ¿Y ahora qué? Bueno, el siguiente pensamiento no fue exactamente la respuesta a esa pregunta si no... ¡madre mía, no, no, no, no voy a poder terminar la carrera! ¡No por favor!

Al tiempo que me empezaba de sangrar y me bloqueaba tenía que pensar que hacer si directamente tirarme al suelo, con lo cual hubiese posiblemente perdido la pierna, o intentar pararme de alguna manera usando la pierna que me quedaba bien en la posición en la que me encontraba en la moto que no era precisamente sentado correctamente y centrado en la misma, además de con las pocas fuerzas que me quedaban después de una carrera en el TT de la Isla de Man a cinco vueltas y a una media de más de 200 km/h. Estaba acercándome ya a la curva Black Hut cuando conseguí ir bajando de marchas meterme en la hierba contar 123 Y poner mi pie izquierdo en el suelo y desconectar el encendido de la moto. Después, uno de esos pensamientos que quizá alguien pudiera pensar que no tendrían que venir la uno en ese preciso momento, 'bueno, ya está, se ha acabado, no vas a terminar la carrera, tampoco vas a terminar este TT, y casi seguro que es el final de tu carrera aquí en la Isla de Man. Lo has hecho lo mejor que has podido, pero hasta aquí has llegado"

 

Los banderas de la curva Verandah, la que hay justo después de Black Hut donde yo me detuve, eran los que estaban más cerca de mí pero ellos no me podían haber visto golpear con nada y simplemente pararme cuando entré en su radio visual y me puse a agitar la cabeza de arriba abajo golpeando el tanque de la moto de dolor. Pero claro, ellos, con la distancia, pensaron, con lógica, que se trataba de simplemente la rabia por posiblemente haber roto el motor. Cuando estuvieron lo suficientemente cerca de mí y pudieron oír mis quejidos de dolor y mi llamamiento de auxilio ya que me estaba desangrando, aceleraron la marcha e informaron a la dirección de carrera de que yo no parecía necesitar el camión escoba para recoger mi moto sino inmediatamente la ayuda medicalizada por helicóptero para salvarme la vida. A partir de ese momento tuve la maravillosa actuación de los banderas, dirección de carrera, los médicos que me dieron el primer auxilio antes de subirme al helicóptero, el hospital de la Isla de Man, el piloto que me llevó en avioneta de urgencia el día siguiente al hospital de Liverpool y por supuesto todo el equipo de médicos de aquella ciudad inglesa que fueron capaces de recomponer lo que parecía un puzzle imposible. Agradecido a todos ellos para siempre.

Bien, lo que me pasó a partir de ese momento ya creo que lo he contado en alguna otra ocasión y no es interesante para el propósito de esta entrada en mi blog, pero solo diré que me ha costado cuatro años volver a ser persona y ponerme de nuevo encima de una moto compitiendo de nuevo en el circuito de la montaña, lo que realmente nadie en ningún momento pensó que fuera posible que ocurriera. La mía ha debido de ser una de Los accidentes más graves ocurridos en la Isla de man de un piloto que no llegó a caerse de la moto.

   


Durante todo este largo tiempo he intentado pensar en que podría haber yo golpeado ahí para destrozarme la pierna de esa manera, para mí, en todas las veces que pasé por esa curva en mis carreras, no había nada que se pudiera golpear para que me pudiese haber hecho el terrible daño que me  produje. Aquí en esta foto siguiente tenéis una visión a unos 15 m de el interior y lo que hay en esa curva.

 

Durante este tiempo he hablado con muchas personas de la Isla de man y que tienen con mucho conocimiento del circuito y también con dos de los pilotos que posiblemente tienen más experiencia y conocen cada centímetro del mismo, como son mi amigo David Madsen Mygdal y el rey de la montaña John McGuinness. Ninguno de ellos era capaz de adivinar que podría haber ahí y que me hubiese cansado ese tremendo daño, y es que, en realidad, el peligro estaba escondido y al acecho de que llegase alguien para descubrirlo. Era muy difícil saber qué estaba ahí a no ser que específicamente fueras a la curva a buscarlo, como yo he hecho ahora en esta ocasión durante este TT 2017 en mi vuelta a la isla, y mucho menos que nadie fuera capaz de verlo cuando pasa con la moto a más de 200 km/h por esa curva.

Por lo que, evidentemente, yo tenía una deuda pendiente aparte de conseguir recuperarme al máximo y volver a la situación donde me encontraba cuando cometí ese error, cuál era investigar qué fue realmente lo que de golpe A que el 2 de junio que casi acaba con mi vida o me deja totalmente inválido para siempre.

 

Exactamente cuatro años después de aquel accidente fui personal y físicamente a aquella curva para esclarecer lo que ocurrió. Cuando lo descubrí lo entendí todo de inmediato. Prácticamente me caigo al suelo al verlo porque mentalmente sentí todo el dolor que sufrí en aquella caída, y en los cuatro años de recuperación, todo a la vez pero condensado en un segundo, en una imagen, en una sensación al ver y descubrir contra lo que impacté mi rodilla a más de 200 km/h. Cometí un error, sí, pero contra un peligro oculto y desconocido del circuito.

 Lo que golpeé, y que hasta he encontrado con la marca de mi rodilla en la parte superior, es una especie de lámina de hormigón de unos 10 cm de ancho y unos 40 de alto por 1 m de largo que está escondida y clavado en ese montículo de tierra con verde que jalona el interior de esa curva. En un circuito con miles de peligros yo tuve que encontrar uno de los más escondidos. Vete tú a saber el tiempo que llevará ahí y la razón por la que se pusiera, pero lo único que sé es que ha tenido que llegar este españolito para descubrirlo, será por nuestra herencia de descubridores...(en qué mala hora)

 

Escribo esta entrada en mi blog, que primero publiqué en inglés para que los que tienen poder para mejorar esta situación tuvieron la información en primer lugar, con la ilusión de que pueda servir de ayuda para mejorar, aunque sea un poquito, la seguridad de el que, por otro lado, es el circuito más fascinante y embriagador en el que cualquier piloto de motociclismo pueda soñar, pero para que sea un poco menos peligroso, por siempre jamás. 

Meses después de publicar el post que has leído más arriba, el 17 de agosto de de 2017 recibo un mail de una Marshall del TT que se ha preocupado por solucionar el tema. Kate Bandit Young ha subido a la montaña e intentado limpiar la zona para eliminar el mojón. De momento sólo ha conseguido hacerlo más visible y eliminar unos hierros (supongo que ferralla) que tenía adheridos. Además lo ha pintado de blanco. Kate dice que va a buscar ahora un martillo grande y volver a la montaña para intentar eliminar todo lo que pueda. Ninguna noticia de que el organizador ni el director del evento hubieran hecho nada al respecto desde prácticamente el inicio del TT cuando les di a conocer el descubrimiento. Suerte que nadie se ha dejado allí otra pierna aún. Os dejo la foto que me ha mandado. ¿Ahora da mucho más miedo, verdad? 


Antonio Maeso
Isla de Man
2 de Junio de 2017

Pictures: Antonio Maeso, Barry Clay, Google Earth, 



Friday, June 2, 2017

A hidden danger of the TT course

 
My name is Antonio Maeso, I'm a road racer and I'm writing this in my seventh Isle of Man TT race. I do it in the hope this may be of help for my fellow riders both at TT and Manx GP and for those coming to race to the mountain course in the years to come.

It was exactly four years ago, Sunday the second of June of 2013 at the SBK race. The weather had been playing its role and the first race of the week had to be moved one day forward to that Sunday. That was good for me. The SBK race of the TT week is by far the most demanding one as you are coming from doing maybe three laps a day during practice week (weather permitting) to enter into a six lapper race with the fastest bikes in the paddock. 

My stock BMW was faster than me at that point as I was coming from a hard practice week and NW200 specially after having missed my fitness training due to a broken rib playing basket just a month before the Northern Irish meeting. I knew that the SBK race was going to be my toughest of the week as after passsing that tipping point I would have been coming strengthened all the way to the senior. 

 

As usual I was coming faster with the laps so I managed to leave Ian Mackman and his Norton behind after the second pit stop and stepped into the top 20 once again. I remember I was about approaching the Goosneck in the sixth lap when I felt I needed to use my last tear off... couldn't find it. I tried again at the beginning of the mountain mile to discover that it just wasn't there any second tear off. It really pissed me off as I couldn't see much but I was pushing hard as per any of my last laps ever. As I shifted one down at that right hander at the end of the mountain mile, I thought I had managed to calm myself down and convinced me about just "cruising" all the way down to Glencrutchery Road considering the situation and the fact that it would have been not very difficult to keep my 19th place to the flag.

 

There is a a right hand corner I haven't managed to know if it's got a name (someone later told its Casey's), but that it happens to be just before the left hander called 'Black Hut' (this latest is the one before Verandah) that has a little marshalling shelter house on the left and its exit side kerb painting in white and black stripes.  Here is picture for your reference.

By the time I was approaching that corner I though I had accepted my own predicament of not putting myself into troubles in the last few miles still left of that race...but 'strangely' my right hand didn't seem to be actuating consequently. Tiredness started to be noticeable and, although my right hand kept wide opening the BM's throttle bodies, I realised that I was off line for the corner, travelling mid track when I was supposed to be on the left hand side. I didn't have much visibility as I explained and those two factors should have prevented me for taking the decisions I was about to make. Tiredness and visibility got off the equation and I just considered the fact that I was off line. So in that situation I though, "well, if we (talking for most of the riders) always leave a meter to the very inside of that corner, why don't I make use of it so I compensate I'm off line and I can keep the speed I'm carrying also not hitting the black and white kerbs at the exit?"

 

 All of this happened in tens of a second if you like, so the wrong decision was taking instantly. I went in much deeper than normal because of my line but I was doing my job and, despite the possibility of wiping the grass a bit (there is 'just' a little grass bank in there), I was managing to get my bike through on this improvised line I was trying...

Bang! Wiping the grass never sounded like that... 

As I was half way through my new apex I heard that noise which unsettled my bike enough to head myself to hit the stripped kerb at the exit. Instinctively I managed to save the crash as the bike ran on the little run off there is before actually touching the kerb itself. I put myself back on the tarmac again but the relief for not having crashed lasted another half a second, the time it took me to turn my head down to my right knee and realised it was anything but aligned with my ankle which absolutely out of my control still was still resting on the foot peg.

"Well, you have destroyed your leg. What next?" Well, the next though was the following, and it lasted another half a second in my mind if so "no! I'm not going to finish the race! No, no, please!...

The pain that was coming up from my waist was blocking myself at the same time so time for thinking the next move was tighter than my budget to race the TT... Already almost at Black Hut and arriving at the vision field of the marshalls at the Verandah, I decided I couldn't come off the bike risking losing my leg so I had to try to stop using my other leg somehow. You are coming after five laps and a half on a super bike so you body is not rapidly ready for standing stability but for riding the motorbike. I counted the shifts down and, when in first, prepared myself for the very difficult manoeuvre of stopping in my situation. In the grass of the inside at back Hut I put my foot down and managed to turn the key off. Then another of those thoughts someone could argue you wouldn't have in such a situation but I spoke to myself... "ok, it's the end of your TT, and in your situation, therefore, quite likely the end of your TT career. You've tried your very best mate, but that's it."

 

The marshals at Verandah were the nearest but they hadn't seen me hitting anything but just stopping and moving my head up and down 'obvousily' as 'it must have had a mechanical' which I don't blame them for. But their not rushing walk towards my position let me in the dramatic situation of losing vital seconds in which I was bleeding widely out of my destroyed knee. When they very close enough to hear me I started receiving and outstanding care which last all the way till I arrived in my home country a month later, from those marshals, air Med, Nobles Hospital, race office staff, rider support, Liverpool Royal Hospital and so on... Greatful forever to all of them.

Well, what happened to me after I don't think is interesting for the purpose of this post but I will say it has taken me 4 years to make my come back to the mountain course, which anyone on the pragmatic side wouldn't have ever even expected it to happen. Mine must have been one of the most nasty injuries in TT history of a rider not actually falling off the bike.

   


During this time I've been trying to figure out what I hit that damaged my leg so badly. For me, there was nothing to hit there, but I obviously clipped something really hard to injure myself that terribly. 

 

I spoke about it to many people including local riders and very knowledgeable TT course ones that couldn't really tell me what could be in that unnamed corner. Amongst them I chatted to two of the most knowledgeable riders of the mountain course. Neither my friend David Madsen Mygdal or  mate John McGuinness could spot what I could have hit as the real danger was really hidden and not actually visible unless you look for it, left alone in the sight of any rider when passing through there at high speed.

So obviously I had a mission when I made my come back apart of racing again at the TT myself where I shouldn't have ever left if I haven't found this hidden danger if the TT course.

 

Don't get me wrong, there are hundreds of dangers like that because of the nature itself of the course, but I sadly happened to find one in a nasty way that could easily be removed in case the history gets repeated with another rider.

What it is (I hope not for long) is a kind of a lump of concrete or sign anchor of 4 or 5 inches thick and 12 inches high for maybe 60 inches long. It has the sign of the impact I had with my knee and it is camouflaged just waiting for the next Antonio Maeso to come a bit off line.

 

I spread the word in the hope my case helps a little to make the most exciting, but dangerous, race track in the world a bit safer for all of the heroes that ride it so we keep doing what we like most, and people coming like most watching, for years to come. 


Update: Well, today it's the 17th of August 2017 and I've got an email from TT marshal Kate Bandit Young. She already got in contact with me when I first published this post and went to inspect the site. Now, she has gone up to the mountain to try to fix the problem. Shouldn't have they been, the organiser and the Clerk of the Course, who had done something about it yet? 
Kate has managed to clear the surroundings of the concrete and painted to make it visible. She promises to come back with a bug hammer to try to demolish it. Thanks Mate for such a caring attitude. Shame on those supposed to have it as a responsability of duty. 
Here the scary picture she has just sent me. 

Antonio Maeso
Isle of Man
2nd of June 2017

Pictures: Antonio Maeso, Barry Clay, Google Earth, 




Sunday, April 9, 2017

Grupo de Periscope bandera 2017


No sé cuantas veces he dado las gracias a los que me han apoyado, sobre todo en la bandera con sus esenciales aportaciones a un proyecto privado donde los haya y en el que hay algunos patrocinadores involucrados pero que por desgracia no da para cubrir ni el 30% del presupuesto. 

En un paso más por agradecer vuestro apoyo creé la serie Bits and Pieces. Pretendo seguir haciendo vídeos y resúmenes de lo acontecido durante las carreras de la Northwest 200 y el TT, pero ahora viene lo mejor. Llevaba tiempo queriendo dar algo más, algo físico como un recuerdo o detalle a todos los nombres que aportan a la bandera 🇪🇸, pero por una razón u otra se me hacía inviable. 

Ahora sí, tengo algo más que ofreceros para agradecer vuestro inestimable apoyo además de volar en mis carenados conmigo en las carreras más exigentes del planeta: He creado un grupo en Periscope exclusivo para todos aquellos que me apoyen en la bandera 2017. 

Periscope es la plataforma de vídeos en directo de Twitter (app para IOS y Android). Todo aquel que tenga su nombre en la bandera 2017 le incluiré en este grupo y recibirá en directo las retransmisiones que iré haciendo durante la Northwest y el TT, siempre en directo y siempre en primicia para el grupo Bandera Maeso 2017. (Tiene que seguirme en Periscope y luego mandarme un privado por Twitter pidiéndome lo). 

 Espero que la iniciativa sea recibida con agrado e incluso anime a más personas a dar el último paso y unirse a un proyecto único y diferente de formar parte de un sueño en forma de carreras de carretera.
Recuerdo que toda la información para formar parte de la bandera (se puede aportar cualquier cantidad mediante PayPal en https://paypal.me/maeso34  o transferencia) se puede ver en Maeso.eu. Una vez seguido el proceso de aportación en la bandera, tanto para los existentes como los nuevos, solo habrá que mandarme un mensaje privado por twitter para que te incluya en el grupo de Periscope. Gracias y nos vemos pronto.

Monday, August 8, 2016

La 'Vuelta' interminable

El pasado mayo conseguí una gesta personal importante al volver a subirme a una moto de carreras y competir después de lo que me pasó en Man en 2013. La historia de la vuelta a casa de mi moto va camino de ser tan recordada como mi propia andadura de nuevo a las carreras.

Todos sabemos o intuimos que la logística es un tema importante cuando uno intenta llevar sus bártulos a Islas inglesas para competir, pero lo que llevo pasado este año es digno de ser descrito para que la gente sepa de las vicisitudes que tienen que pasar todos los que intentan correr con pocos medios.

La moto la envié en una caja con todas mis pertenencias como he hecho siempre que he corrido en las Islas. Unos años tuve la suerte de que alguna empresa de transporte me patrocinara, de manera que era un coste menos. Otros años fue un patrocinio parcial, y algunos no existió. Mandar una caja con una moto vale unos 2000€ ida un vuelta. Algunos años mandé hasta 4 cajas de motos y material (¿recuerdas 2012 con 5 motos en todas las categorías?).

Este año, esperando respuesta de antiguos patrocinadores en este tema, al final me quedé sin nada, con lo que añadía un coste más a una campaña sencilla pero que de nuevo no conseguí cubrir ni al 50%. Un último as en la manga fue el que intenté unos pocos días antes de la fecha límite para hacer el envío: Recordé, entonces, que había conocido a una persona que dirigía una empresa de gran tamaño que básicamente se dedicaba a la logística y en bastante medida al transporte de motos también. Quien me conoce bien sabe lo que me cuesta pedir favores aunque en estos líos de las motos estoy obligado a ello a cada instante pues ya sabéis que este es un mundo de ricos en el que los pobres en él somos, simplemente, unos grandes equivocados. En fin, era cuestión de llamarle, saludarlo y exponerle el caso por si estuviera en su mano echarme una. Otra vez la mala suerte se pasó por aquí. Conseguí hablar con él, pero estaba el pobre tan indispuesto que pospusimos la llamada irremediablemente... Pero yo no tenía margen, quedaban dos días para el dead line y la conversación nunca se llevó a terminar.

Así fue que envié la moto por la agencia de siempre y asumiendo los 1000 euretes (adiós a utilizar ningún neumático nuevo en la Northwest), pero lo hice sin fecha de vuelta. Había dos razones, una era, la principal, que estaba inscrito en el TT de la Isla de Man cual iba a ser mi guinda del pastel a esta vuelta a las carreras, pero finalmente, al negarme ellos la licencia de la montaña (eso da para otro post tan grande como este), descarté ir. El caso es que hasta la misma semana de la Northwest 200 no supe lo que iba a pasar, así que no pude decidir nada antes. Curiosamente, solo unos días antes había conocido a Francisco y su hermano, Antonio Gustavo, granadinos, moteros y buena gente donde los haya, que no sólo me "acercaron" al aeropuerto de Málaga en mi viaje a Irlanda, desviándose nada menos que 200 km para ello, sino que además me ofrecieron traerme el cajón de Inglaterra una vez terminaran las carreras pues tenían camiones que hacen esa ruta. En fin, un patrocinador en toda regla, pero además sin pedir nada a cambio. En fin, geniales.

El caso es que, una vez supe en Irlanda que no iba a bajar a Man, "activé" la opción de estos amigos y empecé a preparar todo para traerme la moto con ellos una vez terminada la Northwest. No iba a ser un transporte rápido, pero si muy barato (aun tenía que pagar el bajar la moto desde Irlanda al sur de Inglaterra donde Francisco podría recogerla). Hablé con Francisco y dio orden a sus agentes de que le buscaran un porte con dos palets menos para poder meter mi caja al final del camión.

La orden estaba dada pero mi moto estaba en el paddock de la Northwest 200 en el norte de Irlanda y Francisco solo me podría recoger la moto de algún punto cercano al puerto del sur de Inglaterra (Portsmouth) por donde sus camiones llegan a la Isla. Entonce fue cuando me acordé de mi amigo John Shearer y su conocido Dick Currant, de Currant Transportes, que mueve motos por todo el Reino Unido. Hablé con él y me dijo que no había problema, que serían unas 100 libras y que podría hacerlo relativamente pronto. Ahora venía otro problema, ¿dónde me la mandaba? Por que yo no tenía la fecha de cuando el camión podría llegar por allí así que tendría que dejarla en algún sitio mientras tanto. Así que fueron pasado días mientras hacia todas estas gestiones. Entre tanto Dick recogía la moto del paddock porque, a pesar de que aún no tenía donde dejarla en el sur de Inglaterra, debía de recogerla pues la seguridad en el paddock dejaba de trabajar y entonces la moto podría quedar allí al amparo de los amigos de lo ajeno. Dick la recogió y yo, después de semanas de llamar a concesionarios, tiendas de motos, etc, etc, (unos podían pero no tenían torillo, otros no tenían espacio, otros decían que si fuera de su marca...) encontré un almacén que, a 13 libras por semana, no tenía problema de almacenar la caja. No todo estaba hecho, ahora tuve que esperar otras buenas casi dos semanas para que Dick tuviera viaje al sur.

Para todo este lío nos habíamos metido ya bien en junio, y la moto todavía danzando por ahí. Entonces, una vez la tuve allí, en el sur de Inglaterra, era cuestión de que uno de los camiones de Francisco la recogiera...pero claro había otro problema...

Se estaba terminando la campaña de la manera abrupta que siempre lo hace...de un día para otro. Es decir, las frutas y hortalizas que salen de mi bendita provincia y que son el material a transportar por miles de camiones hacia Europa, entre los que se encuentran los de mi amigo Francisco, se quedan prácticamente sin mercancía alguna nada más empieza el mes de junio. Se intentó todo pero ya nunca salió ese viaje a Inglaterra...

Así es que la moto seguía allí. En un almacén del sur de Inglaterra donde ya me había 'comido' unas cuantas de esas semanas a 13 libras más IVA... Además, aunque parezca lo de menos, tras más de dos meses la moto empaquetada en esa caja con todo el material, empezaban a aparecer en mi cabeza otros fantasmas... La ultra ligera y carísima batería de litio se me va a fastidiar, el mono, el casco, etc van a empezar a criar moho en esas condiciones que luego a ver cómo quito, etc...

Tras el fuerte desembolso de correr en Irlanda y tras varios meses en paro (sí, aprobando oposiciones entre tanto, pero sin plaza, ósea, sin previsión de trabajo cercana) lo último que me venía bien es recurrir a los 1000€ de levantar el teléfono y decirle a la agencia que sucumbía, que lo había intentado pero no había manera de traerme la moto sin pasar por el golpetón de los 1000. El caso es que, buscando en la red, encontré una página llamada 'Shiply' que es como un buscador de ofertas de envíos y con el cual probé. Encontré varias ofertas por debajo de 500€ en cuestión de horas, por lo que empecé a buscar cash para contratar de inmediato.

Entre tanto de mí desesperación, hablando con dos o tres amigos en distintas esquinas de España sobre el tema, me piden que les mande medidas y dirección de donde está la caja que iban a mover hilos para traérsela... Gracias, chicos.

En fin, obviamente, conociendo mi suerte, estas opciones no salieron.

Volví a Shiply un miércoles por la mañana y contraté de inmediato con un transportista inglés que me había dado el segundo presupuesto más bajo y tenía buenas críticas. Ya no podía aguantar más por ningún lado, estaba desesperado. Se acercaba el final de julio y la cuenta la no salía por ningún lado y el temor incluso a perder la moto me empezaba a perseguir. A todo esto Currant, el que la bajó de Irlanda al sur de Inglaterra, me manda un mail con el total del transporte que aún no le había abonado, y que pasaba de las 100 libras, que más o menos me dijo que valdría, a ser 200... No digo que sea caro o no los valga, pero ya imaginas cómo se me quedó la cara...

Jueves, me escribe el transportista. " Antonio, podemos recogerla hoy o mañana y la semana que viene la tienes en España' Wouao, dije, mejor imposible, pensé, al menos esta pesadilla va a terminar rápido... Era cuestión de avisar al almacén de mudanzas de que el transporte iba a pasar a recoger y ya está...pero, ¿adivinas? Después de mil llamadas y mails por mi parte y por parte del transportista inglés, no hubo manera de contactarles. ¿Habrán cerrado? Madre mía ¿dónde estará mi moto?... Ya no sólo todos esos temores sino que, como sabría después, el no recogerla esos días me llevaría a otros quince días de infierno que aún no ha terminado y que no sé si no estás ya suficientemente aburrido como para leer...

A la semana siguiente, yo a punto de denunciar el caso a la Interpol, el del almacén me llama y me dice que es que se había ido de vacaciones unos días... Idílico. En fin, no contestar por ningún medio no me parece de este siglo, pero vale. Ahora entonces tuve que esperar otra semana entera a que mi transportista tuviera uña camión por la zona para recoger la caja. Lo cual finalmente ocurrió.

La semana siguiente, vamos, hace 10 días o así, me paso esperando recibir noticias de la partida del camión a España con la moto, pero todo lo que escucho es que la policía francesa está intensificando los controles en la frontera inglesa (Calais) debido a los ataques terroristas, lo que supone que quien llegue a Dover en Reino Unido para coger el barco a Francia tendría que esperar unas 12 horas de cola... Voiala, ahí lo tienes, el transportista dice que no manda el camión a España hasta que no se resuelva el tema fronterizo...¿Qué más podría pasar?

Desesperado y hastiado, la verdad, espero con un poco más de esa resignación que crece en mi jardín de toda la vida, a pesar de tener otros árboles y flores de excelente porte. Es como las malas hierbas, inevitable.

La verdad es que preferí olvidarme del tema un poco, me estaba quemando. Ya me llamarían, digo yo, ya se normalizaría lo de la frontera, decía. Y me llamaron. Ocurrió el pasado día 3 de agosto. La moto, por fin, parecía haber llegado a España...

"Sí, buenos días, me llamo xxxxxx y sobre el gerente de una empresa de Burgos, verás, es que me han descargado una caja roja.... En fin, yo es que estoy esperando unas patas de acero inoxidable de una máquina que vienen de Inglaterra, y pensé que quizás eran, pero al abrir la caja y ver una moto y un montón de bolsas...entonces vi tu teléfono en una caja de herramientas y te he llamado, ¿sabes algo de esto?"

Poner en palabras la descripción de mi cara al escuchar a este buen hombre es como intentar responder a esa pregunta que me hacen una y mil veces '¿Y qué se siente al competir en la Isla de Man?....

Empecé a pensar que, aunque los privados tenemos todas las papeletas de la mala suerte siempre a nuestro disposición, esto se estaba pasando y tendría que empezar a tener cuidado con gatos negros, tuertos y demás por qué la cosa iba casi de mal en peor... ¿Peor? ¿Realmente puede ir a peor? Sí...

Cogí el teléfono cuando la taquicardia se me había pasado un poco y llamé al transportista inglés. Este me dijo que no entendía cómo había pasado que por la mañana a primera hora lo resolvía. La mañana siguiente no recibí comunicación alguna... Así que por la tarde informo a "Shiply" del problema pues yo había contratado con ellos en primera instancia.

Los de "Shiply" me contestan:

"Sentimos los problemas, por favor póngase en contacto con el transportista, se llama Manuel xxxxx y su numero es xxxxx."

Dije yo, ¿pero si era inglés?. En fin, será que este señor es un enlace en España. Le llamo a este Manuel y después de hablar con él media hora llegamos a la conclusión de que él no sabe ni tiene nada que ver con mi envío. Qué cada uno saque sus conclusiones del servicio de este buscador y de su organización interna que no son capaces ni de darme las señas correctas de quién yo he contratado con ellos...

¿Perdido? No del todo aún. Hace tres días me llega el correo del transportista inglés:

"Mire, no puedo hablar con el conductor, está de vacaciones. ¿Dónde dice que le han dejado la caja?

Ya no sé si coger la escopeta, que no tengo, pero esto es como esas veces que dicen en los pueblos, 'eso con dos bofetadas se le quita' o eso o llamo al Mota para que haga un especial de mi caso y se forre, porque esto, llevado al absurdo, debe de ser de risa...

En fin, y así a día de hoy, 8 de agosto.

Me pareció curioso compartir con todos los que me siguen una historia que de alguna manera u otra he vivido en otras circunstancias pero que ilustra bien la problemática de afrontar retos para los que uno no está preparado (al menos económicamente), y como el competir en carreras exije de una multitud de factores y carambolas que deben de salirte bien para poder conseguirlo, sobre todo en casos como el mío de liarse una manta a la cabeza e irse nada menos que a la Meca de las carreras de más de 3000 km de mi casa. Imaginaos si esto es solo para participar, que debe de ser intentar ganar o conseguir resultados... Pero yo sigo sonriendo, ni estos ni otros podrán conmigo, ya sabéis.

Un saludo y agradecimiento de antemano a todos los que seguro me mandaréis vuestros ánimos sobre esta "Historia interminable" que espero que se resuelva algún día... De este verano de 2016.

Actualización (16/08/2016) pasados unos días...

El jueves 11 de agosto recibo una llamada que dice: "buenas tardes le llamo de la empresa de DSV porque yo acabo ya de llegar de vacaciones pero me he encontrado en la mesa una nota para que recoja una caja que tiene usted" ¿una caja que tengo todo??? Claro, esto se lo dices a alguien en una situación normal y bueno te contesta diciéndole señorita creo que se está usté aquí volcando y la caja me la tienen que traer a mi, pero claro, en la situación en la que ya me encuentro de desesperación con este viaje las ganas que me dieron de mandar a esta señorita un poquito más lejos fueron bastantes, pero claro, educación por delante, le contesté la primera de las opciones. Después de explicarle el caso y darle el número de teléfono de la persona de contacto donde ellos erróneamente habían entregado mi caja, detalle que yo no debía de conocer, la señorita me dijo que iba a intentar recoger mañana mismo, hablando por el viernes día 12, la caja para poderentregármela el martes siguiente, hoy día en el que hago es que esta actualización, o el miércoles como muy tarde. Bueno, pensé, parece que este desastre y este auténtico despropósito de transporte va a llegar a su fin envía poder olvidarme un poco de todo esto... Qué equivocado estaba... Otra vez.

El viernes pasado intenté ponerme en contacto con la misma señorita que me había llamado puesto que el miércoles de esta semana tengo que hacer un viaje y estar todo el día fuera y no habría nadie aquí en casa para poder descargar una caja metálica para lo cual se necesita usar un torillo. El caso es que el número de teléfono del desde el que ella me llamo, con prefijo 91 de Madrid, no tenía respuesta ni tampoco el que utilicé más tarde que me habían enviado amablemente como datos de contacto el transportista inglés que al parecer había hecho la primera parte de este transporte desde Inglaterra que luego al parecer subcontratan o no sé exactamente como con esta empresa de DSV.

A todo esto, en cuanto pude calmarme ligeramente el jueves pasado después de la llamada me di cuenta de que la señora había mencionado esta empresa que más arriba pongo su nombre, la cual rápidamente me vino a la cabeza como algo familiar que yo conocía. Por supuesto, era la empresa de la persona conocida que anteriormente en este post describo como gerente de una multinacional de transportes con el cual había tenido contacto profesional en el pasado. Qué curiosidad que yo le llamé en su momento para intentar que colaboraba con mi proyecto de alguna manera y qué ahora me encontrase precisamente en esta situación tan embarazosa con su misma compañía por un error de bulto precisamente en el transporte de mi moto de carreras para la que pensé en pedirle colaboración... Qué desgraciadamente pequeño es este mundo, a veces.

Pues nada hoy me levantaba con unas ganas terribles de pensar que la moto estaría ya de camino hoy martes o como mucho mañana miércoles, como me prometió la interlocutora de la empresa de DSV con la que hablé la semana pasada, pero no, no iban a ser las cosas tan fáciles. De nuevo, intenté ponerme en contacto con el único número de teléfono que tenía de Madrid pero no hay manera de que allí contestase nadie, ni tampoco en el número de teléfono que me habían facilitado como digo el transportista inglés para ponerme en contacto. Así es que decido mandarle un correo de nuevo al transportista inglés pidiéndole por favor que me dé alguna otra manera de contactar con esta empresa española para poder saber de la situación de mi envío. El transportista inglés se pone en contacto por correo electrónico con esta empresa española con un mail el cual me manda en copia y les pide que por favor se pongan en tu contacto conmigo para informarme. No pasan ni cinco minutos que recibo una llamada de una persona de esta empresa que me dice lo siguiente

"Buenos días, me llamo xx X de la empresa de DSV y le llamo porque tengo aquí una nota para recogerle un la caja que tenemos que enviar."

Les digo, 'esto es una broma, verdad' en ese momento mi interlocutora detecta inmediatamente el tono con el que voy a seguir la conversación y parece que eso le empuja a echar un vistazo más profundo en la nota que debe tener encima de la mesa que inmediatamente se da cuenta de que yo soy la persona en a la que deben de entregar la caja y no donde deben de recoger, para empezar....

"Ay, perdón, usted debe ser la persona a la que hay que entregárselo. Le pido disculpas. Voy a ver si localizo donde está la caja y me y consigo los datos de la persona remitente para poner en todo esto en marcha lo antes posible."

Otra vez tengo que hacer un esfuerzo sobre humano para tratar de desencajar mi cara que parece que se ha sellado con cemento porque no doy absolutamente crédito a lo que estoy escuchando, que es prácticamente lo mismo que me dijo la otra interlocutora de esta misma empresa que me llamó el pasado jueves, no me lo podía creer. No sólo no habían recogido la caja, sino que parece que no había ocurrido absolutamente nada ya que la llamada parecía exactamente a las y absolutamente nada sabía puesto en marcha aún.

En uno de los ejercicios más difíciles de contención que he sufrido en los últimos años, intento calmarme y hablarla con la educación que es muy difícil conseguir en casos como el que me ocupa, aunque imagino y estoy seguro de que esta interlocutora en concreto con la que hablo esta mañana no tiene en sí misma la culpa de todo este desaguisado.

En fin, intento, y creo que lo consigo, no cargar todo en esta señorita que me llama esta mañana, pero por supuesto no dejo de transmitirle mi absoluta incredulidad y tristeza por el trato que se me está dando en el caso de este transporte. Así es la situación actual de esta odisea en la que se está convirtiendo poder traerme la moto en una caja desde las tierras irlandesas donde competí allá por el pasado mayo.

Espero poder volver a actualizar este blog en breve con noticias algo más favorables porque pienso que ya es físicamente imposible que la situación se complica más, aunque viendo la suerte que estoy teniendo últimamente dejo un margen a la posibilidad de que yo ocurra.

Antonio Maeso

Road Racer

 

Monday, July 18, 2016

El valor de una réplica


Hoy es un día que me recuerda mucho a mis carreras en la Isla de Man. Hoy he conseguido algo importante pero que no consigue llenarme como debería.

Muchos conocéis de alguna de mis otras facetas en la vida, en este caso la de docente, aunque de ella no suelo hablar aquí pues tengo otros canales para ello y en principio poco tiene que ver con las ruedas y la velocidad.

Entre sesiones de fisio, soldaduras, carreras, preparaciones, paternidad, coaching y demás fregaos de la vida, voy intentando hacerme un hueco en algo para lo que me preparo desde hace mucho tiempo y con lo que disfruto horrores; ayudando a niños a crecer y formarse.

Hoy he conocido la nota de las oposiciones a las que me presenté hace unas semanas y que llevaba preparando a trompicones todo el año, para intentar salir de ir dando clases aquí y allá donde me a duras penas me van llamando para apagar fuegos. Como buen piloto de fondo, sabía que llegar a la meta era un triunfo en sí y he dado lo mejor de mí mismo en circunstancias para nada favorables en mi vida. El caso es que, hoy me he enterado de que ¡he aprobado!, pero no he conseguido plaza... (Ya sabéis, te "declaran apto", pero los primeros de la lista cogen las poquísimas plazas que se ofertan en esta post crisis).

La verdad es que para ser la primera vez debería estar muy contento, de hecho cuando pasé el primer corte (tema escrito de entre 69 más caso práctico) ya estaba sorprendido (hay que reconocer que mi vida y mi edad no son nada ideales para estar preparando oposiciones y menos en estos tiempos de titulitis y austeridad), pero me he sentido todo el día mal porque la verdad, a pesar de todo, al verte ahí, en el grupo de cabeza en la última vuelta, siempre te da esperanzas aunque vayas "subido en un carro de polos".

El caso es que voy a seguir, a pesar de todo. Al rato cogí la bici y me puse "Step by Step" de Witney Houston y pensé, "Bueno, esto es como una de esas réplicas del TT que tanto me ha constado conseguir y que están lejos de la victoria pero significan mucho para mí, al fin y al cabo hay que estar ahí, luchar hasta el final y terminar, aunque alguien termine por delante de ti"

Un episodio más en esta vida en la que los retos y los desafíos mantienen mi espíritu vivo mientras tengamos fuerza para respirar.

Enhorabuena a los ganadores, y enhorabuena a los que los persiguen con tesón.

¡Mañana volveremos a empezar a preparar la siguiente!

Saludos!

Antonio Maeso

 

Monday, May 30, 2016

Expediente "TT" equis

Bueno, ha llegado el momento. El TT de la Isla de Man echa a andar mañana y yo estoy tomando el sol del desierto al sur de España. Una situación cuando menos diferente a la que he tenido en los últimos años, sin contar los del accidente, por supuesto. El caso es que, aunque el objetivo mío para este año era volver a subirme la moto y hacerlo en una carrera que me gusta tanto como la North West 200, quedaba la posibilidad de poder hacer también el TT de la Isla de Man y cerrar completamente ese pasado oscuro de estos últimos 3 años tras el accidente. Como muchos me han preguntado qué porqué no voy a la Isla de Man y otros se han dado cuenta que estoy inscrito y aparezco formalmente en el programa del evento de este año pero no estoy allí, intentaré brevemente explicar la situación. Todo empezó con una conversación con el organizador del TT de la Isla de Man en la que acordamos hacer una vuelta a las carreras comedida en la cual pondría en pista mi super twin y ellos se encargarían de encontrarme asiento en una moto eléctrica para el TT Zero, sugiriéndome que en principio me pusiese en contacto con la federación para conocer de primera mano cómo estaba mi situación en este aspecto para poder volver a la Isla de Man. Aproximadamente en febrero fue cuando solicité la renovación de mi licencia británica para rehabilitarla de cara a mí vuelta a las carreras en 2016, pase la pertinente revisión médica y me fue concedida la autorización para obtener la nacional e internacional FIM. Para correr en la Isla de Man se requiere, además, una licencia de la Montaña especial para la cual hay que justificar el haber estado compitiendo en los meses anteriores a la prueba. Como lógicamente he venido de la lesión que todos conocéis, no he estado compitiendo pero sí que preparé un programa de intensificación de mis entrenamientos durante todo el principio de año lo que, unido a mi participación en la North West 200 debía the haber sido más que suficiente para que mi caso entrara en las excepciones que la propia normativa de la licencia de la montaña reserva a pilotos en activo que vuelven a la competición tras haber sufrido algún accidente, situación de la que otros pilotos en el pasado se han beneficiado, con lógica. Una cosa es no estar compitiendo porque no quieres y solo pretendes hacer ese tipo de carreras únicas para las cuales, entonces, puede ser que no estés física y mentalmente preparado, y otra bien diferente es haber estado lesionado precisamente por jugarte el tipo al máximo intentando conseguir resultados en estas carreras. En fin, el hecho es que yo realicé el escrito al Comité de la Federación adjuntando las pruebas y explicando el proceso de entrenamiento así como el calendario de participación en cuatro carreras de la North West 200 antes de ir a Man, todo como me pidieron y me sugirieron que lo hiciera. A lo cual me contestaron que en principio no debería de haber ningún problema y que cuando se reuniera este comité de licencias del TT me informarían. Dos meses después y a un mes vista de la carrera de la Isla volví a ponerme en contacto con ellos y me dijeron en la Federación que toda la información estaba remitida al comité y que tan pronto se reunieran me dirían algo. Al mismo tiempo, a ese mes vista de mi carrera de vuelta a la competición en Irlanda, me iba dando cuenta de que el presupuesto no era capaz ni de medianamente conseguirlo, no sólo ya para participar en la Northwest sino mucho menos para poder ir a Man, con lo cual, mis deseos se desvanecían a pesar, e independientemente, de lo que ocurriera con la licencia de la montaña. Pero sigo contando el caso, porque ese último detalle que doy al final del párrafo anterior es simplemente una información personal que por supuesto en su momento quién fuera responsable de emitir esa licencia o de mover el caso hacia delante no conocían ni tenían por qué. Pasó el mes y nadie se puso en contacto conmigo para comunicarme ningún tipo de resolución excepto la secretaria de la Federación que me llamó hace un par de días para que le confirmará mi baja de la inscripción del TT de la Isla de Man 2016, a lo cual ella misma se sorprendía por el hecho de que el Comité no me hubiera dado respuesta a la solicitud para obtener la licencia de la montaña. Lo cierto es que el último día de carreras en la North West 200 definitivamente dije adiós a cualquier posibilidad de bajar a Man ya que ese día era el último momento en el cual remotamente podría haber conseguido que alguien me llevara la moto a la Isla de entre los equipos que había allí en Irlanda y que la mayoría bajarían a Man. Ha sido un episodio que ahora veo como una curiosidad ya que, repito, la isla no era mi objetivo principal para esta vuelta, ni mucho menos, sin mencionar las otras dificultades que antes describía, pero sí que da una perspectiva de lo complejo de correr en este tipo de carreras y también del incomprensible desinterés que han tenido, en general, la federación inglesa y el organizador en que el caso saliera adelante. Que cada uno saque sus conclusiones que yo nada más consiga traerme mi moto de UK me pondré a trabajar en la Northwest 200 2017, qué de sueños se vive, y qué Mulder y Scully descifren el entuerto porque yo, la verdad, no le encuentro sentido en el mundo real.





Wednesday, May 11, 2016

El día en el que volví a competir

Y el día llegó. El 2 de junio de 2013 murió una parte de mí que llevaba conmigo desde que tengo uso de razón. El 10 de mayo de 2016, tres años después, el sueño vuelve a cobrar vida. Y es qué, ¿Qué sería de la vida si no pudiéramos soñar despiertos y tener ilusiones de cosas por hacer?

Maurice Montgomery Photograpy

Ayer me volví a subir en una moto de carreras en una competición internacional. Ayer volví a reinventarme y renacer de mis cenizas, de donde yo creía que no quedaba rescoldo alguno.

No soy ni mi sombra, como diría mi madre, no tengo la forma ni la capacidad física que tenía antes, y mi mente, que es la única que quedó intacta en lo más profundo, lleva tres años sin procesar los complejos algoritmos de la alta velocidad. Pero da igual, el solo hecho de haber vuelto supera en beneficio cualquier posibilidad que haya perdido de ser tan efectivo como antaño, ahora ya no se trataba de eso.

10 de mayo de 2016

El día amaneció soleado, como si alguien por ahí arriba hubiese dicho que hoy tenía que ser así para endulzarme un poco el mal sabor de tantos y tantos días negros y grises que tenido en los últimos tres años. Ya en pie a las 7:00 de la mañana, aquí las verificaciones empiezan a las 7:30, empecé el trasiego de caminar hacia las verificaciones esperar allí con la moto, aunque mi amigo John Shearer me ayudó mucho a esperar la cola, ponerme el mono para verificar, ya que ahora no se puede llevar metido en una bolsa si lo que tienes que llevarlo puesto, y finalmente, llego el momento de pasar la verificación con la nueva super Twin que preparado la cual no tenía muy claro que fuera a rodar y la permitieran salir a pista.

Una vez terminado todo y desayunado algo, fue ponerme el mono y dirigirme con todos los bártulos a los pequeños boxes que tenemos algunos de los pilotos en la misma parrilla de salida. La moto de super sport iba ser la primera que iba a pilotar y el mecánico ya la arrancaba y calentaba para salir a pista.

La moto es una Kawasaki 600 que ya tiene algunos años de vida y que se siente un poco ya usada pero que en general está funcionando bien. Le he tenido que hacer mis pequeñas adaptaciones para llevar un asiento un poco más alto y bajar algo la estribera derecha para ir lo más cómodo posible con la pierna, cosa que he conseguido. La moto ha corrido siempre el circuito corto y cuando la compró este equipo que la tiene ahora la iba a utilizar el dueño del mismo pero al final no se encontró cómodo en una prueba que hizo y la mantenido prácticamente parada hasta ahora. Así es que la moto no estaba totalmente adaptada a las carreras de carretera y rápidamente me di cuenta de ello al tantearla en el Paddock y ver que la suspensiones me parecían bastante duras así como me percataba de que la moto no tenía una pantalla suficientemente alta.

Con todo y con eso, además de no llevar cambio rápido ya que yo utilizo el sistema de cambio de primera hacia abajo tipo carretera y ellos se sensor de cambio que tenían era para el cambio invertido que comúnmente se utiliza en carreras, salir a pista. Lo primero que me sorprendió fue la potencia de la moto, ya que es bastante parecida a la de una moto estándar pero a mí me pareció como si fuera un misil ya que en estos tres años, aparte de las salidas en circuito corto, no había hecho todavía ninguna prueba de carretera y mi mente no estaba hecha a la super velocidad que se alcanza aquí la estrategia que quería llevar era la de hacer todas las vueltas posibles para intentar clasificarme en este primer entreno y ya luego me centraría el jueves en intentar hacer los cambios que mejoren el comportamiento de la moto que se adapte más a mi estilo de conducción.

A pesar del cansancio, conseguí coger un ritmo aceptable y fui mejorando mis referencias en las frenadas, qué es lo que peor estado haciendo en el entreno de ayer, ya que es difícil después de tres años acordarte de los puntos de frenada cuando llegas a ellos a 280 km/h en una carretera llena de baches. Además, el que la moto no llevar a ningún tipo de cúpula doble hacía que mi cabeza fuera completamente golpeada por el viento con lo cual me dificultaba mucho el llegar relajado y con la correcta visión a la frenadas. De todas formas, lo fantástico y bueno de esta sesión fue, como podéis imaginar, que volvía a estar metido en una de las carreras internacionales más importantes del planeta. Éste circuito es absolutamente fantástico Y para cualquier piloto que le guste la velocidad es un disfrute maravilloso, 14 km y medio de rectas y curvas rapidísimas las que disfrutar de la velocidad y de las motos de carreras. Absolutamente un cielo terrenal.

Hoy espero mejorar el tacto de las suspensiones tan duras, ajustar el desarrollo que iba muy largo y prácticamente no necesitaba meter la sexta nunca, y adaptarle algún tipo de doble cúpula que me permita acoplarme correctamente y descargar la presión en las cervicales. igualmente, voy a ver si busco por el Paddock alguien que me pueda prestar un sensor de cambio tipo push que necesito para poder activar el mismo en la moto y ganar algunas décimas en cada aceleración.

Sobre los neumáticos, decir que en esta moto utilizo Pirelli ya que el equipo tiene un acuerdo para utilizar los que van desechando en el equipo oficial de Alister Sealey, así que espero que no los haya machacado mucho hoy consiguiendo la pole. Según un mecánico de su equipo, que ha realizado también el motor de esta Kawasaki que yo llevo en 600, la moto de Sealey puede estar dando entre 12 y 15 caballos más que la mía, lo cual es más o menos lo esperado.

Maurice Montgomery Photograpy

The dream awakens

La super Twin es un proyecto totalmente nuevo que he realizado, como sabéis muchos, en mi propio taller y en un tiempo récord. Es una moto que no ha pisado una pista antes de haberlo hecho ayer en la norueste 200, así que, a ver conseguido completar tres o cuatro vueltas sin grandes problemas has sido todo un reto porque hablamos de unas condiciones extremas en cuanto a todos los aspectos mecánicos que te puedas imaginar.

Con 80 caballos que le he sacado en el banco, hay que recordar que por ejemplo Dean Harrison me dijo ayer que a la suya le han sacado ya 98 y que la de mi amigo David Madsen Mygdal le han sacado ayer una gráfica en el banco de pruebas del Paddock en la cual le han medido 92 caballos, pues estaba claro que de comienzo serían muchos los que me fulminarían en la recta aunque era lo de menos porque yo salí simplemente a ver cómo reaccionaba una moto que ni siquiera me había subido en ella ni una vez antes de salir aquí a pista. Y no lo hacía nada mal, para ser un proyecto totalmente artesanal y sin probar la moto, más o menos se defendía, aunque tenía problemas claros que había que solucionar. Al final de esta entrada os dejo las velocidades punta de la clase súpertwin ( en millas por hora, ya sabéis) para que veáis las diferencias y los aviones que se gastan por aquí.

Así que, después de terminar los entrenamientos y estar prácticamente en una nube por el hecho de haber vuelto a correr aunque bastante dolorido del esfuerzo de hacer las dos tandas prácticamente sin parar y con el lógico desentrenamiento que noto en mi cuerpo tras la larga ausencia, me puse de inmediato a trabajar en solucionar Los problemas de la super Twin para ver si el jueves soy capaz de rodar sin ellos y mejorar mis tiempos. hay varios campos de batalla abiertos ya que la moto tiene pequeños defectos por varios sitios. Empezando por las suspensiones, las cuales dejé de serie ya que, aunque eran bastante blanditas, pensé que al quitarle el peso de todo lo superfluo para las carreras, la moto se quedaría con un balance de suspensiones todavía hablando pero correcto para las carreteras. Me equivoqué, a que se han mostrado todavía muy blandas y la tremenda presión que se ejerce sobre ella robando al límite en las frenadas y abriendo gas hace que segunda muchísimo la moto con lo cual empecé, nada más salir, a rozar toda la quilla de la moto en las curvas a derechas con lo cual tenía que prácticamente no tumbar para no destrozar la quilla lo cual sería un desastre porque no tengo ningún recambio.

Para solucionar esto, ayer le cambié el aceite a la horquilla delantera con lo cual he ganado bastante en hidráulico y estoy esperando a ver si me pueden traer de España un amortiguador de BMW s1000 RR que tengo en mi garaje y que quizás podría adaptarlo, cosa que no hice anteriormente por la citada cuestión de que pensaba que iría bien y básicamente por la falta de tiempo con la que prepare la moto. El desarrollo que le puse a la moto también me di cuenta ayer de que se quedaba larguísimo ya que era imposible ponerle la sexta velocidad ya que no era capaz de acabar la quinta, con lo cual ayer también le cambie el desarrollo buscando un piñón, que para este motor no es fácil en el Paddock, Y cambiando también la corona trasera con lo cual me metí en la complicación de que se me quedó muy larga la cadena y tuve que montar un circo para acortarla y ponerle un enlace nuevo, hay que recordar que aquí estoy con una maleta de herramientas de lo más simple del mundo y prácticamente sin mesa y sin nada para trabajar.

Otro problema que quiero intentar solucionar es que el silencioso de escape tiene una curva final que lo acerca demasiado a la bota y no me permite colocar el pie derecho de manera correcta, así que a ver si con el mismo amortiguador de España me puede venir un segundo escape que hice y que también dejé en mi garaje porque, en este caso, con las prisas al hacer la caja ya que tenía la agencia en la puerta de la casa, se me olvidó meterlo en la misma. Otro problema que me preocupa bastante es que la moto parece coger demasiada temperatura. Igualmente, como el motor lleva muy poquita preparación y aquí se rueda a tanta velocidad, pensé que el radiador original no tendría problemas para mantener una temperatura aceptable, pero ayer en la tercera o cuarta vuelta me di cuenta de que poco a poco y va escalando desde los 92 hasta los 98° que llego a ponerse y a los cuales tuve que empezar a cerrar un poco el gas para que refrigerara. Tengo un par de ideas para hacerle hoy a ese sistema a ver si puedo mejorarlo mediante una apertura parcial del termostato y también intentando hacerle una canalización más directa del aire de entrada utilizando algún bote de plástico que pueda encontrar por ahí.

Una de las placas que va puesta en el lateral del tanque salió volando en una frenada en Metropole aunque el Marshall fue muy amable que me lo trajo al terminar el entreno y voy a ver si lo adapto un poco mejor para que no vuelva a suceder.

Más cosas pequeñas, bueno hay multitud de ellas, pero por ejemplo nombraré aquí que tuve que rehacer la altura a la que estaba montado el guardabarros delantero ya que lo ajuste en su momento con el neumático de agua montado y al montar el de seco, que es más alto, tocaba en el propio guardabarros. Otra historia es que quiero montar unas bujías que tengo un poco más frías pero las cuales vienen con la punta superior para un tipo de capuchón grande mientras esta moto tiene el de tipo pequeño pero lo que anteriormente era una tuerca en las bujías que lo aflojabas y lo quitabas ahora viene soldado y pues tuve que buscar la manera de rebajarlo para que entre correctamente en su alojamiento sin romper la bujía ni calentarla en exceso, cosas que en un taller, o en mi taller mismo, se realizan no sin poco trabajo, pero que aquí en el Paddock sin absolutamente ninguna herramienta hay que imaginar mucho y tener mucho de ese Maegyver del que a veces hago alarde. Aunque sé que vienen españoles a estos últimos días de carrera y se me han ofrecido para ayudarme, por desgracia cuando más me hubieran hecho falta habría sido en todos estos días que llevo aquí desde el domingo por qué no os podéis ni imaginar la cantidad inhumana de horas que llevo arreglando y ajustando cosas... Qué pena ser pobre, pero en fin, qué suerte tengo de poder vivirlo por muy duro que sea.

Maurice Montgomery Photograpy

En fin, son las 9:00 de la mañana aquí en Irlanda y me he levantado con el cuerpo bastante destrozado de la paliza de ayer entre rodar en pista y luego toda la tarde reparar la moto, pero tiro de nuevo para el Paddock ya que necesito terminarla a tiempo y son todavía muchos detalles los que quedan por hacer. Un saludo a todos y gracias por leer este artículo.

Antonio Maeso

Fotos Maurice Montgomery photography

 

Aquí la entrevista que me hicieron en la bbc http://www.bbc.co.uk/sport/northern-ireland/36257713

 

VideoBar

This content is not yet available over encrypted connections.