Blog Archive

Tuesday, November 19, 2013

Rayos y truenos: Evolución de la lesión

Hace tiempo que vengo pensando en escribir esta entrada. Y es que, aunque me resista, hay tanta gente que me pregunta y que se preocupa por mí , que no puedo por menos que ponerles al día de como sigue la evolución de mi lesión. Os doy las gracias, de antemano, por vuestro cariño infinito. 
Como ya anuncié en alguna foto y video en mi Facebook, hace unos días que he conseguido soltar las muletas y voy andando con cierta cojera pero ya con mis manos libres y mirando al futuro con más optimismo.
Pero hace unas tres semanas que me hice los últimos rayos X para ver la situación de las siete fracturas que tengo a lo largo del fémur, tibia y el peroné. Y la verdad, es que los médicos no entienden muy bien cómo soy capaz de mantenerme de pie habiendo soldado muy poco los huesos. Está claro que la rehabilitación muscular y la fuerza de las placas que sujetan los huesos están haciendo un buen trabajo sosteniéndome de pie. Trabajo fantástico fue el que hicieron en el Royal hospital de liverpool en las doce horas que me tuvieron en la sala de bricolaje. 
Voy con mucho cuidado. Está claro que sin ser médico cualquiera se da cuenta del desastre que muestran los rayos x en referencia a la multitud de fracturas y su estado muy inicial de soldado. Como dice mi médico de referencia en Españ, Dr cCarlos Pérez, sé que el proceso va hacer muy largo y que los huesos, si todo va bien, terminarán soldando algún día en los próximos dos o tres años. Ahora, mi batalla está en conseguir doblar la pierna más allá de esos 70° libres que consigo ahora mismo, lucha en la que me encuentro diariamente con mi fisioterapeuta Alberto. Al desaparecer la rótula, el músculo cuádriceps ha sido estirado para ser suturado a el restante de tendón rotuliano que quedaba en la tibia , lo que ha producido un acortamiento radical de esa zona frontal de la rodilla y la desaparición del efecto polea que nos permite extender la pierna con control y potencia. Así es que ahora no me queda otra que estirar y estirar el músculo a base de sufrir y esperar que poco a poco las fibras algún día hayan estirado tanto que me permita doblar la pierna hasta cierto grado en el cual pueda desenvolverme en la mayoría de las tareas diarias y de trabajo.

Por otro lado, empiezo a notar la falta de cartílago en la articulación de la rodilla ya que lo perdí fruto del impacto de alta energía que recibí en la misma. Cuando pasan unos minutos o unas horas en las que estoy mucho tiempo de pie o andando tengo un dolor que traspasa lo muscular y que creo que tiene que ver con esa pérdida de cartílago, pero habrá que esperar a que pasen más meses a ver exactamente a qué se debe y cómo evoluciona de cara al futuro, ya que me practicaron unos agujeros en la meseta tibial para que el hueso sangrara y se creara un tejido que debería de actuar a modo de cartílago de alguna manera aunque no sea, por supuesto, el mismo tejido ni llegue a funcionar nunca de la misma manera.
Por lo demás, voy mejorando poco a poco y cuando me pongo a andar lo hago ya bastante bien sobre todo en los primeros minutos porque luego empiezo a cansarme y empiezo a cojear con más claridad. También sufro mucho cuando estoy un rato sentado y de repente me levanto e intento andar , momento en el cual, hasta que no pasan unos segundos y hago los primeros pasos sufro mucho dolor y debilidad.
Y poco más, sigo con mis dos horas diarias de fisioterapia, mi pastilla diaria de nolotil para llevar bien el dolor y con cierto optimismo de cara a seguir mejorando hasta donde el cuerpo y la mente me dejen... De esta última hablaré en mi próxima entrada "Regreso al futuro 2015" 

Saturday, November 16, 2013

Los súper héroes nunca mueren

Mucha gente me pregunta por mi futuro, especialmente este fin de semana, una vez que la leyenda del TT Ian Hutchison ha sido capaz de ganar de nuevo una carrera (ayer en el Macao Gp) después de pasar un calvario de dos años de sufrimientos tras una lesión en su pierna que sufrió durante una carrera del British supersport. Ello me ha llevado a escribir esta entrada.

Ian es un piloto especial, con una determinación tremenda y una velocidad muy alta después de ya unos años de experiencia en las carreteras. Además, ha entrado en la historia del TT con múltiples victorias, el pleno de 2010 y pilotado en los mejores equipos del Road Racing. Con su palmarés, nadie se hubiera imaginado algo diferente a que este hombre luchara como lo ha hecho para volver a estar físicamente bien.

Y el camino no ha sido fácil. Ian se fracturó la tibia y el peroné de mala manera. Los médicos le intervinieron y su recuperación hubiese sido de unos 6 a 8 meses de no haber ocurrido una serie de fatalidades que le sumieron en el desánimo y la continua visita a la sala de operaciones. Ian era ya una superestrella y quiso volver a competir muy pronto y las ganas de volver le hicieron caer en errores como falta de consolidación del callo óseo, y varias infecciones de hueso y piel que le llevaron 29 veces al quirófano en un ciclo interminable de infecciones y problemas de formación de callo óseo. Un auténtico desastre que ha ralentizado su recuperación hasta lo inaguantable.
Sin embargo, con tiempo, Ian está consiguiendo que su tibia suelde y que las infecciones remitan. Seguirá ganando hueso y músculo hasta que un día no recuerde nada de lo que ocurrió (es un  decir, ya que ¿quién es capaz de olvidar semejante calvario? ), y este fin de semana a empezado a probarlo. Va a ser un periodo my negro e inolvidable para él pero del que saldrá poco a poco y dentro de unos cuantos años hasta casi no llegar a tener secuelas.

Al otro extremo,  y aquí bien cerca de vosotros, yo no soy ningún super héroe. Mucho menos una leyenda de nada, y juego y he jugado siempre en otra liga. Ahora estoy haciendo un camino lento, largo, muy largo, que me tomo con mucha precaución para, Dios no quiera, no me ocurran las complicaciones que le afectaron a él, pero sé que, por mucho tiempo que pase y aunque mi tibia, fémur y peroné suelden bien algún día, ya nunca volveré a estar físicamente como antes al haber perdido mi rótula derecha, medio tendón rotuliano y el cartílago de la rodilla. Ello significa, muy a mi pesar, que tendré secuelas de por vida y limitaciones ineludibles que ni el tiempo ni la medicina saben, a día de hoy, resolver.

Tengo que contar esto porque, si algún día yo llegara al Olimpo de los dioses y fuera capaz de llevar la moto como Ian, si alguna vez pudiera, mi cuerpo ya nunca me acompañaría, por lo que, mil otras limitaciones y talentos aparte, y a pesar de toda la buena y maravillosa intención de los que me preguntan, yo nunca podré hacer la machada de Ian,  ni aunque osara intentarlo.

Pero gracias. Gracias por pensar y soñar en que pudiésemos, juntos, seguir soñando con ganar a los ingleses en la carrera más emocionante del planeta.  Me anima a seguir siendo un utópico, incluso ahora con esta realidad tan palmaria que me invade.

Cuidaos y seguid disfrutando de los héroes y sus resurrecciones, que haberlas haylas.

Antonio Maeso

Loading...